Cuando el programa federal terminó en septiembre, los residentes de Indiana enfrentan una economía lenta y otro aumento de COVID-19.

      

Source